in

Las 6 preguntas de «Mirador» a Héctor Acosta. Merenguero, bachatero, político, filántropo y un hombre sensible ante las causas sociales.

Por Marilyn Ventura-La Información
Picoteando el Espectáculo

Héctor Acosta, apodado popularmente como El Torito, ha sabido descollar en diversas áreas y en todas ha salido airoso.

Merenguero, bachatero, político, filántropo y un hombre sensible ante las causas sociales. Acosta, ha sabido alzar su voz en múltiples ocasiones ante las injusticias del sistema y los problemas de la sociedad, pero también sabe llevar alegría por montón a través de su contagiosa música.

Hoy se confiesa como nunca antes en estas seis preguntas puntuales de Mirador, donde por primera vez desnuda su alma por completo.

1. Bachata o merengue?

Los dos ritmos son nuestros y me siento cómodo cantando ambos géneros.

2. Cómo manejas tu rol de cantante y político?

Normal, porque aunque es un poco agitado se saca el tiempo para quedar bien con los compromisos.

3. Finalizado este periodo como senador de Monseñor Nouel piensas aspirar a otro cargo?

Estamos en eso. Espero que pueda darse y culminar las cosas que prometí. Pero todo es si Dios y el pueblo así lo entienden.

4. Qué te motiva a opinar sobre diversos temas de la sociedad a través de las redes sociales?

Lo hacía antes con más frecuencia, ya solo me dedico a mi trabajo tanto en el Senado y mi profesión original que es la música.

5. Cuando no estás sobre un escenario cuáles son las cosas que más disfrutas?

Ver televisión, leer, disfrutar de la familia y comer lo que me apetezca.

6. Cuáles son tus planes inmediatos y futuros?

Cuidar mi salud, seguir ayudando a la gente y consolidar más mi carrera tanto aquí como fuera del país. Vienen cosas grandes Dios mediante.

Written by Redacción

Deja un comentario

GIPHY App Key not set. Please check settings

PARLACEN recomienda concientizar sobre espacios

Juan Luis Guerra sobre el reguetón: «Yo solo puedo decir que hoy sigo celebrando a Joan Manuel Serrat y a Bob Dylan». La música siempre es un hermoso regalo, es un don de Dios.