Connect with us

Farándula

Pico biografía….Basilio la voz aterciopelada . ¡Olvidado! El triste final que nadie recuerda. Ver video

Publicado hacen

en

Picoteando el Espectáculo
Algunos artistas muy populares un día caen en el olvido y cuando fallecen, sobre todo si es fuera de España, nadie los recuerda. Ocurrió con el cantante Basilio, quien disfrutó en ‘la madre patria’ de gran notoriedad a partir de 1969 durante varios años. Y tras irse de este mundo, hace más de una década, ningún medio informativo dio cuenta de su deceso. Sí, así de triste e ingratos fuimos y, mira tú, él lo sabía. 


Basilio Antonio Fergus Alexander nació en el seno de una familia acomodada en la ciudad de Panamá, el 13 de octubre de 1947. Su afición por la música inició cuando escuchaba a su hermana mayor tocar el piano. Sin embargo, decidió que lo suyo era la medicina y a los 18 se mudó a Francia para estudiar en la Universidad de Montpellier, y poco después, se pasó a España donde pretendía concluir su carrera en la Universidad Complutense de Madrid. Y aunque no lo creas, allí tuvo sus primeros inicios artísticos en forma de anécdota. Un día estaba tarareando una canción de Julio Iglesias que sonaba en la radio y un compañero le preguntó: ¿Tú eres cantante?, él respondió: “Cantante, cantante, no, pero sí canto mejor que ese”, a lo que el otro le contestó: Entonces ¿por qué Julio está en la radio y tú no?

 Así es como quizás empezó a cantar para busca contestación a esa interrogante y, mientras lo hacía en algunos locales madrileños, los «cazatalentos» de la casa de discos Zafiro lo descubrieron y no dudaron en firmarle un contrato que vio la luz en 1969 con su primer disco sencillo “No digas adiós”, escrita por Pablo Herrero que, junto a José Luis Armenteros, componía temas para estrellas como Nino Bravo y habían impulsado la carrera de Fórmula V.

 Basilio se coló en seguida a través de las ondas radiofónicas con su potente y bien modulada voz. Al comparecer en televisión española con su elegante porte de 1.93 metros, su amplia sonrisa y figura exótica, conquistó el corazón de muchas jovencitas. La verdad, cantaba estupendamente, y venía a ser, sino un rival, al menos una agradable novedad en los tiempos que el campo de la canción romántica parecía copado solo por Raphael. 

En 1970, el panameño intentó representar a España en Eurovisión, pero un imparable Julio Iglesias y su Gwendolyne (canción de fondo) obtuvieron dos puntos más y lo relegaron al segundo lugar.

 Pero, no resultó demasiada decepción para Basilio, quien no perdió cotización. Y hasta lo contrataron como galán de la película ¿Y el prójimo?, bueno, era lógico pues tenía un evidente “gancho” comercial como cantante y un indiscutible atractivo y fotogenia.

 Desde allí, su carrera se perfilo en temas como “Ve con él” y “Tierras lejanas”, con esta última, el panameño se llevó el primer lugar en el concurso Canción 71. Finalmente cambió el bisturí por el micrófono. En 1972 sí logró ser el candidato de Panamá para acudir al primer festival de la OTI, que se celebró en Madrid. Allí, con un traje cruzado gris metálico quedó en segundo lugar con la canción religiosa “Oh, señor”. Basilio conquistó otros mercados, sobre todo de Hispanoamérica, pero también sus discos llegaron a Francia, Inglaterra, Portugal y hasta Japón. Manuel Alejandro se convirtió en la segunda parte de su carrera, después del «tándem» formado por Herrero y Armenteros, el compositor le proporcionó el éxito más internacional de su discografía: «Cisne cuello negro».

 Pero, ¿sabías que esa idea se le ocurrió a Manuel Alejandro cuando lo vio ingresar por primera vez al estudio? La canción incluida en el álbum “Demasiado amor” de 1977, vio la luz al mes de haberse conocido Basilio y Manuel Alejandro, pero hubo un problema para el panameño, y es que, el ritmo de la melodía era vals peruano. El compositor español sabía que la canción iba a ser un éxito y le dejó claro a Basilio que su experiencia en la industria musical no era por gusto. 

Cisne cuello negro, que está incluida en el disco “Demasiado amor” de 1977, fue muy comentada debido a que en su letra ven un alegato contra el racismo. En los ochentas vuelve a brillar con los temas “Ni te imaginas” y “Como tú”. Para esta época, Basilio ya se había acostumbrado a “vivir a lo grande”. Alquilaba amplísimos chalés a las afueras de Madrid y presumía coches de gran cilindrada; también, tenía actitudes que fueron poco a poco mellando su carrera. 

Era frívolo como inconstante e irresponsable con los contratados que le firmaba su representante, originándole serias denuncias de empresarios, esa fue una de las razones por las que decidió abandonar España y acabaría recalando en Miami, donde publicó canciones que pasaron a la posteridad como “Tanto, tanto amor” y la popular “Vivir lo nuestro”. Ahora te preguntarás ¿Vivir lo nuestro no era de Marc Anthony con la India?
Fuente Linea de Tiempo


* FUENTE DEL ARTICULO: PicoteandoElEspectaculo