in

Pico Biografía de los cantantes Elenita Santos y Juan Lockward glorias del arte dominicano. Ver video

Picoteando el Espectáculo
Glorias del arte dominicano

Elenita Santos:
 Nació en el poblado rural de Juan López en Moca, hija de emigrantes libaneses. Siendo aún una niña recibió sus primeras nociones solfeo y canto en la escuela de “La Voz Dominicana” comenzando su carrera como cantante a los 13 años, teniendo su primera actuación importante en el Radio Teatro de “La Voz Dominicana”. Inmediatamente grabó «Besarte» de la autoría Bienvenido Fabián. 

A los 17 años fue contratada como cantante en el «Hotel Caribe Hilton» en San Juan de Puerto Rico, y más tarde realizó algunas presentaciones en la ciudad de Nueva York al lado del chileno Lucho Gatica. 

A partir de 1952, trabajó árduamente para la televisión dominicana, donde compartió tarima con importantes artistas dominicanos como Guarionex Aquino, Alberto Beltrán, Fellita Puello Cerón, Tirso Guerrero, Lucía Félix y Milagros Lanti. Realizó grabaciones memorables con Papa Molina y la «Súper Orquesta San José».

 Lo que le caracterizó como cantante fue la interpretación del ritmo folclórico conocido como salve. Durante generaciones, Santos fue prácticamente la intérprete exclusiva de este estilo folclórico-religioso, inmortalizado en la interpretación de los temas de Isidoro Flores y Bienvenido Brens.

 A lo largo de su carrera grabó 18 discos de larga duración, que incluían, además de las salves, merengues y boleros. Fue la intérprete de importantes compositores dominicanos como Bienvenido Fabián, Papa Molina, Luis Kalaff, Héctor Cabral Ortega, Rafael Colón, Armando Cabrera y, de manera especial, de muchas canciones del compositor Bienvenido Brens, tales como ‘‘Pensando’’, ‘‘Peregrina sin amor’’, ‘‘Al retorno’’ y ‘‘Mar de insomnio’’. 
Fuente Wilkipedia 

 Juan Lockward :

 Nació en Puerto Plata la novia del Atlántico el 24 de Julio del año 1915, fruto de la unión formada por Doña Beatriz Stamers y Don Alejandro Lockward, el bien recordado Dandá. 

Con apenas 16 años, aprendió a tocar la guitarra y leer con avidez las obras de poetas famosos de la época, especialmente Gutiérrez Nájera, que sirvieron para estimular el intelecto del inquieto joven, a tal grado, que dio riendas sueltas a sus primeras inspiraciones y, que como lógico esta comprender no alcanzaron la trascendencia deseada.

 No obstante, esto no fue obstáculo para que cantara y se acompañe de su guitarra, en teatro y fiestas caseras de ese pueblo natal, que tantas veces les sirvió de fuente de inspiración.

 En el año 1934, Juan Lockward abandona el lar nativo y se traslada al primer Santiago de América. El de los treinta caballeros y el Yaque dormilón, donde se da a conocer en las tertulias y bohemias. Juan Lockward cultiva amistades, entre la que destaca la del joven Pepe Brugal, quien solidario lo invita para que le acompañe a Puerto Rico. De regreso, ya no será conocido simplemente como Juan Lockward; un sobrenombre cambiaría la historia y probablemente servirá de pasaje para entrar a la inmortalidad “El Mago de la Media Voz”. 

En 1935, fue inaugurado radio HIN, que fastuosamente se les conoció en la época como “La Voz del Partido Dominicano”, el odiosamente recordado instrumento político que sirvió de soporte a la mas férrea dictadura que recuerde la historia de este país. Allí fue invitado el artista y se les grabó sus canciones en discos de pasta, cuyo destino nunca conoció.

 La llegada de la década del cincuenta del pasado siglo XX, represento a Juan Lockward la oportunidad de realizar una grabación para el sello discográfico propiedad del maestro Luís Alberti, y que posteriormente fuera prensado por la RCA con el titulo de “Dulce Amanecer”. Esta valiosa pieza fue realizada en compañía interpretativa de la exquisita Tete Marcial. Juan Lockward prosiguió la vida su agitado curso y nuestro artista elevando su prestigio por la calidad de sus composiciones. El año 1966, fue para él, alcanzar la meta y el anhelo de todo buen artista.

 Juan Lockward grabó un disco de larga duración, que contó con el auspicio de la Fundación de Crédito Educativo. Es la época también en que el recordado “Trovador de las Damas” Luís Vásquez, da conocer a los amantes de la buena música, una inspiración de Juan Lockward que seria por muchos años, el busque insignia de los serénatelos. 

La fama y el buen ganado prestigio de Juan Lockward, trascendió a pasos agigantados. La grabación del tema “La India Soberbia” por parte del artista Eladio Peguero, mejor conocido en el medio farandulero como Yayo el Indio, para el mercado musical puertorriqueño fue apoteósico. No obstante, es insoslayable aceptar, que ningún artista ha sabido penetrar tan hondo en el corazón del público, como lo hizo el recordado interprete francomacorisano Rafaelito Martínez. 
Fuente Vintage Music


Written by Redacción

Deja un comentario

GIPHY App Key not set. Please check settings

Muere extrajera en Cabarete tras ser golpeada en la cabeza

Don Miguelo anuncia concierto masivo en el «Gran Arena del Cibao»