in

Robert Luis, hijo del gran humorista, Luisito Martí dice «el Gobierno debe interesarse por las producciones infantiles»

Patria Urbáez-el caribe
Picoteando el Espectáculo

El Campamento de Robert Luis fue un programa que promovía valores cristianos a través del humor y la música

El Campamento de Robert Luis fue un programa infantil cuyo norte era promover valores cristianos de una forma divertida. Para el hijo del gran humorista, Luisito Martí, mejor conocido como Balbuena, la falta de contenido en la televisión local ha sido motivo de preocupación constante.

En una entrevista ofrecida a elCaribe, comentó que esa preocupación no es solo suya, alega que ese es también “el sentir de la mayoría de los padres dominicanos”.

“Con esa ausencia de contenido apto y de calidad, los niños consumen otras cosas. Las otras ofertas, que son muchas, con contenido nocivo, peligroso, que incita a la violencia, a las drogas, a las malas costumbres, las escuchas por todos lados y se aplaude, eso es lo que están consumiendo lo muchachos”, explicó a través de una llamada con elCaribe.

Insiste es necesario ofrecer un contenido que instruya, para que “en el mañana pudiéramos tener una sociedad más sana” y entiende que en cierto sentido, “la delincuencia y todo lo que estamos viendo hoy, es producto de una niñez que careció de instrucción”.

Hay una frase que lleva este director de campamento muy pendiente, “instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo, no se apartara de él”. En esta cita bíblica se apoya para difundir los buenos valores a través de su trabajo.

Para él, esa precariedad de contenido infantil tiene un responsable: el gobierno. Indica que “es necesario que haya una voluntad gubernamental e interés de las autoridades superiores, que den apoyo a producciones infantiles”.

“Es necesario que el gobierno se moti“Es necesario que el gobierno se motive y destine fondos permanentemente… si acaso hay interés en la niñez y de que el futuro sea mejor. Para que la delincuencia disminuya, hay que invertir en la niñez hoy, no con un programa de temporada de dos o tres meses, o una campaña corta sobre los valores, tiene que ser algo a largo plazo. Que los medios del estado estén involucrados en esas producciones y sean patrocinadas por el gobierno”, señaló.

El Campamento nace del instinto paterno

El espacio que se transmitía cada sábado a las 11:00 a.m. a través de Telesistema, nació de la inquietud que tuvo Robert Luis cuando se convirtió en Padre. “Cuando uno se convierte en padre comienza a pensar como tal. Piensa en sus hijos y lo que ven en televisión, en qué cosas quisieras que ellos vean y eso fue mi motivación principal”.

Reveló que para lograr captar la atención de los pequeñines, usó, estratégicamente y a su favor, la experiencia que tenía en el humor.

“Hablar de la promoción de valores cristianos suena como triste y aburrido, pero no, jamás, todo lo contrario. Quisimos usar mi experiencia, como yo vengo de la producción de humor en la escritura de guiones humorísticos, con mi padre, que fue mi escuela, pienso que eso fue una punta de lanza, algo que nos ayudó con los niños, esa táctica de implementar y combinar el humor y la música, para llevar los esos valores y esas enseñanzas”.

La delicadeza de trabajar con niños

Reconoce que trabajar con niños es un tema delicado y advierte a los padres que si no van acompañar a sus hijos en proyectos artísticos, es mejor que ni los involucren.

“Para nosotros siempre fue motivo de preocupación, siempre estuvimos atentos, alertas y apercibidos. Tuvimos la suerte de que los padres estaban involucrados en las grabaciones y en las actividades que hacíamos. Como debe ser. Yo no le confío mis hijos a nadie. No es que uno va a vivir con un susto en el corazón todo el tiempo, pero tampoco con una confianza irresponsable. Por más que estén interesados en que sus hijos salgan en televisión o que sean famosos, no se confíe absolutamente de nadie. Si usted no puede estar ahí con su hijo para cuidarlo, mejor no lo involucre en eso, porque el medio artístico es muy delicado”.

Un proyecto que involucró a una familia que continúa activa

A pesar de que el Campamento de Robert Luis salió del aire en el 2013, fue un proyecto que involucró a una familia que aún continúa haciendo un trabajo parecido al que hacían en el proyecto. “En la producción estaba Kaki Martí, quien es actualmente el productor del programa de humor de Raymond y Miguel. Mi hermano Omar Martí hizo la escenografía del programa y ahora también la escenografía para Sofía Globitos. Mi esposa en la producción conmigo, creando concursos y segmentos. Era un trabajo familiar bien integrado”.

En su caso, revela que nunca se ha cansado de trabajar con los niños, incluso continúa haciéndolo. “He seguido trabajando con los niños en mi iglesia, en actividades con las canciones, juegos y dinámicas. No he parado de escribir canciones para niños, ni compartir con los ellos. Sigo inspirado y motivado, no pase por esa etapa de cansarme de trabajar para ellos”, concluyó.

Written by Redacción

Deja un comentario

GIPHY App Key not set. Please check settings

Santo pecado…….Las canciones que Ricardo Arjona le habría dedicado a Alicia Machado durante su romance.

Chayanne recibirá el Premio Ícono en los Premios Billboard 2022