Connect with us

Saber Cuidarte

Dar Esperanza, un llamado a la unidad para ayudar a otros

Publicado hacen

en

La pandemia del COVID-19 ha dificultado todo tipo de actividad, incluyendo aquellas cuya finalidad es recaudar para mejorar la condición de vida de otros. Sin embargo, sabemos que querer es poder; razón por la que Ágora Mall vuelve a ser escenario y parte de una misión altruista, esta vez a través de la plataforma «Dar Esperanza”, que se desarrollará durante todo el mes de agosto.

Este evento solidario de recaudación virtual pone a disposición de todo el país la posibilidad de ser parte de la solución. Gracias a la aplicación digital “Rallybound” las personas podrán hacer sus donaciones para contribuir con el trabajo de cuatro fundaciones locales que trabajan en pro de la niñez.

Yo También Puedo, Nido para Ángeles, Fundación de Amigos Contra el Cáncer Infantil (FACCI) y la Fundación Salesiana Don Bosco son las cuatro entidades sin fines de lucro que forman parte de esta campaña. Todas guardan la relación de desarrollar acciones para garantizar la salud, educación y bienestar de la población infantil en estado vulnerable.

Con esta iniciativa se mantiene vigente la labor que desde el 2013 y hasta el 2019 se estuvo desarrollando a través del Árbol de la Esperanza, un proyecto con el que Ágora Mall se convirtió en el aliado de 21 fundaciones y se logró impactar de manera directa más de 5,000 beneficiarios, siendo en su mayoría infantes y envejecientes. A causa de la crisis sanitaria se tuvo que buscar una alternativa que respondiera a la nueva realidad, explica la gerente de mercadeo de Ágora Mall, Rocío Sánchez.

«Ágora Mall fue concebido como un espacio en donde se reflejará el diario vivir de los dominicanos y todo lo que sucede en la ciudad y bajo la sombrilla de la Responsabilidad Social Corporativa, la solidaridad y contribuir con mejorar la calidad de vida de las familias se constituyó en parte de nuestra esencia. Este 2021, nos reunimos con fundaciones cercanas, de gran trayectoria, con diferentes causas asociadas a la niñez y adolescencia dominicanas para poder apoyarles de manera directa y eficiente, empezamos a pensar juntas y conceptualizamos lo que hoy es Dar Esperanza», dice Rocío Sánchez, gerente de mercadeo.

La ejecutiva explica que hay dos modalidades de recaudación, una es la virtual que estará disponible hasta el 31 de agosto durante 24 horas todos los días, con la comodidad de hacer el aporte desde el dispositivo más conveniente para el usuario y desde donde desee. Ya que cuenta con una plataforma de donación digital que a través de un enlace o accediendo a un Código QR, que te va guiando paso a paso a realizar la donación a través de diferentes mecanismos de pagos en línea como son “paypal” o tarjeta de crédito, eligiendo el monto que la persona desee donar.

La otra modalidad es presencial y consiste en que los días 27 y 28 de agosto habrá una jornada en el primer nivel del establecimiento en horarios de 9:00 de la mañana a 9:00 de la noche. «Tendremos circuito cerrado transmitiendo junto a nuestras marcas aliadas, influencers, relacionados todo el contenido asociado a donde se destinarán los recursos recaudados, así como cediendo el espacio para que nos acompañen empresas, colaboradores, familias, amigos o individuos que deseen realizar su aporte de manera física a través de “veriphone”, cheques, transferencias, efectivo».

La crisis económica y las restricciones que se han generado por el COVID-19 hacen que el trabajo de las entidades sin fines de lucro se vea afectado; a propósito de Dar Esperanza, quisimos conocer la situación que presenta cada fundación y la utilidad que le darán a los fondos recaudados.

«¡El Cáncer Infantil no se detuvo ante la pandemia y FACCI tampoco lo hizo! No podíamos abandonarlos. Nos aferramos a continuar nuestra misión de salvar vidas. En el 2020 a la fecha tenemos 148 casos nuevos que se sumaron a los casos que ya teníamos, y todos pudieron recibir aquello que necesitaron para ser tratados. Las familias que recibimos son de escasos recursos económicos y la mayoría trabajadores informales que han sido fuertemente impactados. Por eso FACCI desde el inicio de la pandemia ha estado ofreciendo a las familias bolsas de alimentos, kits de protección y transporte, así como soporte psicosocial», dice Alexandra Matos de Purcelle, presidenta de FACCI.

En la actualidad 565 niños que reciben tratamiento activo o seguimiento son beneficiados con el trabajo de fundación, por lo que los fondos recaudados en Dar Esperanza servirán para continuar dándoles todo lo necesario para sobrevivir, como quimioterapia y otros recursos que garanticen la atención médica a tiempo, así como para suplir las necesidades urgentes de insumos de protección, transporte y alimentos a las familias,

«La fundación Nido Para Ángeles, enfocada en dar cumplimiento a su misión de mejorar la calidad de vida de los niños, niñas y jóvenes con parálisis cerebral y sus familias, tomó la iniciativa de elaborar a través del equipo de profesionales las Guías de Seguimiento de Actividades Educativas y Terapéuticas que las familias pudieran hacer a sus hijos e hijas desde sus casas en los meses de confinamiento. Mantuvimos el seguimiento diario a las mismas y las evaluaciones médicas mensuales que siempre ofrecimos, así como la entrega de medicinas y alimentos», explica Mónika Despradel, presidenta de la fundación, acerca de la situación que han tenido que enfrentar por el COVID-19.

En la actualidad, Nido para Ángeles da apoyo a 124 familias con hijos con parálisis cerebral a través del programa integral que incluye educación y rehabilitación; además de ayuda social y psicológica. Los fondos que se reciban de Dar Esperanza se destinarán al proyecto Soy Capaz, para el cual se han aliado con la fundación Yo También Puedo, cuyo objetivo es ofrecer un lugar a los jóvenes adultos que salen del centro para que continúen con su formación, capacitación y progreso, de forma que fortalezcan sus habilidades para poder conseguir la mayor independencia posible.

«Todas las acciones que cotidianamente realizábamos a favor de nuestros destinatarios se han visto afectadas por la pandemia, pero sobre todo en nuestros cinco hogares de acogida, en los que se encuentra la población más vulnerable y en situación de riesgo con la que trabajamos. Miles de las familias se han visto sin trabajo, se ha reducido al mínimo la ayuda que recibimos para nuestros centros y tenemos la preocupación de no poder seguir dando el acompañamiento y apoyo que le hemos estado dando a lo largo de los años», cuenta Leslie Tavárez Portillo, gerente de recursos y medios de la Fundación Salesiana Don Bosco.

Aún con la disminución de recursos, a lo largo de la crisis sanitaria han entregado 6,482 kits de alimentos en productos de primera necesidad para familias que no recibían ayuda de los programas sociales de gobierno, así como 14,000 mil mascarillas y 500 kits de higiene, detalla.

Se han apoyado a 19,315 alumnos para que finalizaran el año escolar 19-20, entre otras labores que se distribuyen en 16 comunidades que tienen distribuidas en Santo Domingo, Jarabacoa, La Vega, Mao, Moca, Santiago y Barahona. Los fondos obtenidos a través de “Dar Esperanza” se destinarán para los hogares de acogida, para continuar dando garantía de una vida digna, con el propósito de transformar sus vidas, formándolos en valores para ser “Buenos Cristianos y Honrados Ciudadanos”, dice la representante de la fundación.

«La pandemia ha impactado en toda nuestra comunidad ya que duramos un año completo sin poder dar nuestras clases de manera presencial, lo cual afectó en el desarrollo de los chicos/as. Estar en casa sin poder salir ha afectado la parte familiar, social, emocional y de salud. Sin embargo, la fundación se ha adaptado a los cambios y logramos que nuestros chicos y familias continuaran desarrollándose a través de la tecnología», expresa María Esperanza Haché, presidenta de la fundación.

A lo largo del 2020-2021 la entidad ha realizado un Programa de Desarrollo Integral virtual donde las personas que forman parte de su objetivo recibieron sus clases de teatro, arte, danza, música, desarrollo cognitivo, estimulación sensorial, deporte, educación sexual, educación financiera, etiqueta y protocolo. En la actualidad unas 100 personas reciben el apoyo de Yo También Puedo.

Los fondos que reciba la fundación a través de Dar Esperanza serán destinados a “Soy Capaz”, un proyecto para desarrollar las habilidades cotidianas y de vida independiente para las personas en situación de discapacidad que se realizará en alianza con la fundación Nido para Ángeles.

* FUENTE DEL ARTICULO: DiarioLibre

Continúa Leyendo
Publicidad
Escribe un Comentario

Deja un comentario