Connect with us

Saber Cuidarte

El equipo de Apolo 27 se enfrentó por tercera vez al desafío de la NASA

Publicado hacen

en

Por tres años los estudiantes del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) que conforman el equipo de Apolo 27 han participado en el Human Exploration Rover Challenge de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA). Este es un desafío internacional de diseño de ingeniería dedicado a la próxima fase de la exploración espacial humana y el talentoso equipo de estudiantes hacen una representación digna de la República Dominicana.

Más complejo que su predecesor, el Great Moonbuggy Race de la NASA, el Human Exploration Rover Challenge es un evento anual en el que se desafía a estudiantes de bachillerato y universidad de todo el mundo a crear un vehículo diseñado para atravesar la superficie simulada de otro mundo.

En la edición del 2020 el equipo Apolo 27 ganó el premio “Systems Safety Award” (Premio de la seguridad del sistema) por diseñar el mejor Sistema de Seguridad para un rover y también fue el equipo declarado uno de los Top Teams en 3D printed tool tras crear un innovador sistema de recolección de muestras líquidas.

“Hay unos lineamientos generales que da la NASA”, explica el Profesor Ezequiel Díaz. “Un rover es un vehículo todo terreno que se utiliza para exploración, en el espacio y demás. Entonces la NASA de unos lineamientos generales y ya cada equipo diseña desde cero sus elementos para cumplir esa meta. Hay que cumplir con los pedidos y en el caso de nosotros hicimos muchas simulaciones a computadora, análisis de elementos finitos, para ver donde podía fallar el rover, cómo reforzarlo mejor para que sea también liviano y que pudiera cumplir con los requerimientos”.

Para la edición del 2021 el equipo compuesto por los estudiantes Katherine Amarante, Jacob Ruiz, Raymond Ruiz, Matthews Rosario, Rachell Beltré, Leslie Rosario, Manuel María, Luis Herasme, Julio Núñez, Thais Contreras, Waldo Ruiz, Emilio Santos y Edith Pedemonte, acompañados de los profesores Irvin Cedeño y José Ezequiel Díaz, participó en maratónicas sesiones de trabajo dedicadas al diseño y construcción de un nuevo vehículo.

“Dentro del diseño hubo muchas dificultades”, comenta Raymond Ruiz, estudiante de Ingeniería Mecatrónica y miembro de Apolo 27. Es tú sentarte a pensar todas las características que debe de tener tu rover, incluso cumplir con todas las condiciones o los requerimientos que pide la NASA dentro de su manual, y buscar todas esas ideas, evaluarlas y decidir cuál es la mejor”.

Para esta versión del desafío se añadieron aspectos de telemetría de diferentes condiciones del Rover como temperatura, humedad, presión atmosférica, velocidad y ubicación, así como monitoreo de parámetros de pilotos.

“Para trabajar nos dividimos las tareas por persona y en grupos”, agregó Matthews Rosario, quien también estudia la carrera de Ingeniería Mecatrónica y es otro integrante del equipo dominicano. “Cada grupo va trabajando individual y vamos haciendo una serie de reuniones y todos comparte lo que han decidido e investigado. En conjunto elegimos que decisión debemos de tomar para que cada equipo tenga la mayor participación”.

Asimismo, en esta ocasión la Nasa optó por desarrollar toda la competencia de manera virtual debido a las medidas impuestas por el COVID-19. Debido a esto se solicitó a los participantes una presentación audiovisual en el que se muestre la construcción del rover en base al diseño que se compartió con los evaluadores y para demostrar que el vehículo puede pasar los obstáculos requeridos por la entidad internacional.

“Fue un reto para nosotros debido a que en primer lugar la Nasa informó en febrero de este año que iba a ser de manera virtual la competencia”, expresa Ruiz sobre la experiencia. “Desde un inicio teníamos planificado construir el rover físicamente y fue un reto con la pandemia. Sin embargo, siguiendo los lineamientos de distanciamiento pudimos trabajar en los laboratorios de INTEC para poder construir el vehículo”.

Desde que ha participado en el reto de la NASA el equipo de Apolo 27 ha sido elogiado tanto a nivel internacional como internacional por los logros que ha ido acumulando. Aun así, el Human Exploration Rover Challenge de la NASA ha servido como un primer paso en una misión de continuar representando al país en un reto internacional de alto nivel y para demostrarle a próximas generaciones de talentos dominicanos que nada es imposible.

“Estamos abiertos a cualquier desafío que implique poder llevar la bandera de la República Dominicana en alto y poder ser un ejemplo a los jóvenes que nos ven, incluso en la calle, y dicen que somos los de la NASA, que quieren ser como nosotros y nos escriben” comenta el profesor Diaz. “Nos han escrito mucho por las redes sociales, no solamente de República Dominica sino de Centro América y de otros países desarrollados. Si les servimos de ejemplo para eso, la meta está cumplida por parte de nosotros. Así que más que un logro personal, el entrar en esas competencias es poder demostrarles a esos muchachos que sí se puede y que les sirva de esperanza”.

* FUENTE DEL ARTICULO: DiarioLibre