Connect with us

Saber Cuidarte

Las cuatro conductas que destruyen una relación amorosa

Publicado hacen

en

Las cuatro conductas que destruyen una relación amorosa
Las cuatro conductas que destruyen una relación amorosa
Las cuatro conductas que destruyen una relación amorosa

Una relación amorosa puede terminar por diferentes razones. Sin bien es cierto que algunas son inevitables, como la incompatibilidad de caracteres, hay otras prevenibles, como hacer que el amor se acabe por incurrir en conductas que desencanten a la pareja. ¿Quieres saber cuáles son esos ‘venenos’ capaces de matar una relación? John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington y fundador del Instituto Gottman, los ha identificado como «Los cuatro jinetes del Apocalipsis». Aquí te los listamos con la intención de que los identifiques antes de que sea demasiado tarde para salvar tu noviazgo o matrimonio.

Siempre habrá algo que criticar de tu pareja, pues al fin y al cabo son personas diferentes, con pensamientos distintos; sin embargo, nunca debes sobrepasar la línea del respeto y hacer sentir a esa otra persona atacada. De acuerdo con Gottman, este es el ‘jinete’ más común en las relaciones y el que, de no trabajarse a tiempo, da paso a los otros tres, que son aún más peligrosos.

Los insultos, las burlas, la ridiculización e incluso el sarcasmo son formas de despreciar a tu pareja, es decir, hacerlo sentir al menos. Tal como cuenta la psicóloga Patrizia Garzón en su blog, el ser humano siempre busca ser aceptado, por lo que cuando nos sentimos despreciados, tendemos a sentirnos vacíos y desmoralizados, lo que puede llegar a afectar la autoestima. Cuando recurres al desprecio, en lugar de favorecer la reconciliación, propicias el conflicto. Es por eso que Gottman lo ha definido como el jinete más letal de todos.

La actitud defensiva es una forma de decir: “Yo no estoy mal, tú sí”. Y como cuando nos sentimos atacados, por lo general, reaccionamos con ira, el resultado no será una disculpa por parte de tu pareja, sino agravar aún más el problema. “Mucha gente se pone a la defensiva cuando la critican, pero realmente se trata de una manera de culpar al otro”, destacan desde la BBC.

Suele ser más común en las relaciones de mucho tiempo, pues cuando se es incapaz de lidiar con los otros tres jinetes, la respuesta tiende a ser adoptar una actitud evasiva. Y aunque esto evita las discusiones, hay que tomar en cuenta que la base de todo vínculo, sea familiar, de amistad o amoroso, es la comunicación: si nunca hablan del problema, nunca se solucionará.

* FUENTE DEL ARTICULO: DiarioLibre

Continúa Leyendo
Publicidad
Escribe un Comentario

Deja un comentario