Connect with us

Saber Cuidarte

Siete estrategias para criar en armonía

Publicado hacen

en

Siete estrategias para criar en armonía

La crianza de los hijos es un trabajo de dos, lo que a veces complica las cosas. Aunque muchas parejas tienen la virtud de compartir los mismos ideales con respecto a cómo quieren educar a sus pequeños, también hay casos en los que llegar a acuerdos en conjunto parece ser más un mito que una realidad.

Tal y como explica la psicóloga infanto-juvenil Rachel Barouch, al formar una familia cada quien trae sus propias experiencias, aprendizajes y personalidad, por lo que es normal mantener diferencias con la contraparte. Sin embargo, eso no tiene porqué ser un obstáculo para criar de forma efectiva. A través de su espacio @crianzaholisticard la experta comparte algunas recomendaciones para encontrar armonía en la crianza de los hijos.

Acepten sus diferencias. Ambos son distintos y deben hacer las paces con eso. Reconozcan que existe una diferencia de estilos de crianza, y eso no quiere decir que uno esté bien y el otro mal. Ignorar esta realidad solo dificulta la búsqueda de soluciones.

Identifiquen lo positivo de cada uno. Puede que a tu pareja se le dé bien jugar con los niños, mientras que a ti te va mejor ayudándolos con las tareas del colegio. Encárguense de buscar los aspectos positivos que cada uno posee. Inicien la conversación en lo positivo y no en las críticas.

Lleguen a acuerdos. Hablen abiertamente sobre los valores y atributos que quieren fundamentar en sus hijos. ¿Quieren que sean respetuosos?, ¿empáticos?, ¿honestos? Pónganse de acuerdo y críen en base a esos ideales. Cuando se presenten las situaciones de crianza, reflexionen sobre si las mismas van acorde con los valores determinados de la familia.

No discutan frente a sus hijos. Claro que es normal tener diferencias como pareja sobre las decisiones que se toman respecto a la crianza, sin embargo, los hijos no tienen porqué presenciar esas discusiones. Establezcan una señal para pausar y resolver sus diferencias a puertas cerradas.

Eviten asumir el rol del permisivo o estricto. Es importante que delante de los niños exista coherencia en cuanto a la forma de reaccionar sobre las situaciones de disciplina. No debe haber un bueno o un malo en la historia; ambos son un equipo.

Sean consistentes. Si quieren presentar un frente unido ante sus hijos, es importante que ambos sean consistentes en sus reacciones.

Conversen. Tómense el tiempo para comunicarse sobre los percances que encuentran en el día a día y cómo cada quien se está sintiendo.

* FUENTE DEL ARTICULO: DiarioLibre