Connect with us

Tendencias

Mecanismo neuro-inmunológico participa en la pérdida de grasa.

Publicado hacen

en

Un equipo de científicos ha logrado descifrar como las interacciones neuroinmunológicas propician la eliminación de tejido graso profundo.

El novedoso estudio pionero en ratones,  ofrece nuevas vías terapéuticas para la eliminación de la grasa visceral, asociada generalmente con las enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.
Cuando la grasa visceral es demasiado abundante, produce niveles poco saludables de proteínas y hormonas que afectan tejidos y órganos adyacentes.

Henrique Veiga-Fernandes, investigador principal y codirector del Programa de Investigación Champalimaud en Portugal, explica:
“El exceso de grasa visceral es muy peligroso y al mismo tiempo muy difícil de eliminar, por lo que nuestro equipo se propuso explorar los mecanismos que lo reducen de forma natural, con la esperanza de descubrir posibles aplicaciones clínicas ”.

La exploración del equipo resultó exitosa, y los resultados del estudio con ratones, han sido publicados en la revista Nature, presentan el primer proceso neuroinmune conocido por el cual las señales cerebrales instruyen la función inmune en las reservas de grasa visceral.
El trabajo de laboratorio anterior realizado por estos investigadores encontró que la grasa profunda alrededor del pulmón se controla a través de mensajes entre los nervios y las células inmunes, pero cuando los investigadores observaron la grasa profunda alrededor de los ovarios o testículos de un ratón, no encontraron tal comunicación.

La bióloga molecular Ana Filipa Cardoso del Centro Champalimaud para lo Desconocido en Portugal, explica:
“Las neuronas y las células inmunes no hablaban entre sí, así que investigamos a otros candidatos en el tejido, y finalmente nos encontramos con un ‘intermediario’ bastante inesperado”.
Lo que alguna vez se pensó que era un espectador celular, ahora se ha convertido en un mediador crítico.
Las células mesenquimales (MSC) fueron casi ignoradas por los científicos hasta hace relativamente poco tiempo.

“La opinión generalizada era que producían principalmente el andamiaje del tejido, sobre el cual otras células ‘harían el trabajo’. Sin embargo, los científicos han descubierto desde entonces que las CMM desempeñan múltiples funciones activas esenciales”, dice el inmunólogo Henrique Veiga-Fernandes, también del Centro Champalimaud.

Cuando los investigadores quemaron las células mesenquimales de la grasa profunda de los ratones, las células inmunitarias cercanas, conocidas como células linfoides innatas de tipo 2 (ILC2), dejaron de regular el crecimiento de la grasa.
Para rastrear los nervios que inervan las MSC hasta su fuente original, los investigadores inyectaron un retrovirus brillante en los nervios del ratón.
Los mensajes periféricos recibidos por la grasa visceral finalmente parecían provenir de áreas discretas en el tallo cerebral, el mesencéfalo, la amígdala y el hipotálamo.

Dado lo importante que parece ser el núcleo del hipotálamo en la regulación del metabolismo del cuerpo, los autores plantean la hipótesis de que esta área del cerebro es un “eje central” para el control de la grasa. Desde aquí, los mensajes se envían a células inmunitarias específicas dentro de la grasa profunda para garantizar el equilibrio energético en todo el cuerpo.
Para la grasa visceral alrededor de los pulmones, estos mensajes neuronales parecen ir directamente a los ILC2. Pero en las gónadas, parece que primero necesitan ser “traducidas” por las MSC antes de que puedan enviarse a las células inmunitarias cercanas que regulan el metabolismo de las grasas.

“Es como si las células neurales e inmunes no hablaran el mismo idioma y las MSC actuaran como intérpretes.
Tomado dentro de un contexto más amplio, tiene sentido. Las MSC constituyen efectivamente el ‘ecosistema’ del tejido, por lo que están perfectamente situadas para ajustar la actividad de otras células”, señala Veiga-Fernandez.
“El estudio es el primer ejemplo claro de un circuito cuerpo-cerebro que instruye a las células inmunes a quemar grasa, y tiene a los científicos con la esperanza de que algún día podamos imitar el proceso para controlar las reservas profundas de grasa entre aquellos con niveles particularmente dañinos.
Por supuesto, todavía hay mucho que no sabemos sobre los ILC2 y cómo controlan la grasa visceral, pero el hecho de que ahora tengamos una idea de dónde están recibiendo sus mensajes es un buen punto de partida”

El objetivo a futuro de los investigadores es saber qué podría estar provocando que el núcleo del hipotálamo envíe mensajes de quema de grasa a partes del cuerpo en primer lugar. También vale la pena explorar por qué algunas reservas de grasa visceral tienen ILC2 que pueden ser inervadas directamente por el sistema nervioso simpático, mientras que otras necesitan traductores como las MSC.

Para finalizar, Veiga-Fernandes dice:
“Lo más desafiante en un proyecto como este es que realmente estás trabajando en la frontera.
Esto ya no es inmunología y tampoco es neurociencia. Tienes que dominar la tecnología, los métodos y los enfoques que son interdisciplinarios o multidisciplinarios. Algunos de ellos ni siquiera existen, y tienes que desarrollarlos desde cero. Sin embargo, al mismo tiempo, el desafío conceptual es estimulante; realmente nos estamos aventurando hacia lo desconocido”. 

Para profundizar más, pulsa ➡ AQUÍ ⬅

Este post Mecanismo neuro-inmunológico participa en la pérdida de grasa. apareció en Cerebro Digital.

* FUENTE DEL ARTICULO: cerebrodigital.net

Redirecting in 10 seconds

Close
close